Sentidos -> percepción -> preguntas -> realidad

por | 24 febrero, 2011

Hace ya mucho tiempo tuve la iniciativa de escribir, de plasmar en un escrito lo que sentía. Quería dejar claro todo lo que por mi mente pasaba, y sólo lo lograba cuando compartía mis experiencias con otros, aunque la mayoría de las veces no era la opinión de quien me escuchaba lo que me hacía entender mis propios y confusos pensamientos, la mayoría de las veces se aclaraban las ideas con el simple hecho de evocarlas y preguntarme ¿Cómo le cuento para que me entienda?.

La intensión de este espacio es compartir el resultado de formular preguntas para tratar de entender lo que percibo. La información que se encuentra en mi entorno no siempre es fácil de entender, y aunque mis sentidos me indican como es el ambiente que me rodea, no siempre es cuestión de creer en lo que veo, oigo, huelo, palpo, o saboreo. La información que se recibe a través de los sentidos requiere ser interpretada, es aquí donde nace la idea de percepción.

Todos podemos percibir el espacio, el tiempo, el equilibrio, la forma, el movimiento, o el dolor, pero no todos perciben la realidad. Muchos se engañan con primeras impresiones, con únicas opiniones, o peor, hay quienes se centran en lo que indica uno de sus sentidos y omiten la información complementaria o quizás opuesta que brindan los demás, y logran conclusiones alejadas de la realidad.

Aunque lo que escribiré se basará en experiencias particulares, la idea es redactar un contexto para dar inicio a la pregunta, la pregunta se convierte para los amantes de la verdad en el instrumento forjador de los sentidos, creo que debemos movernos por el mundo a través de la pregunta.

La pregunta provoca curiosidad, acerca al aprendiz o al  instructor a la comprensión de un material de estudio, inicia la discusión, abre las puertas al pensamiento. El conocimiento que se genera es iniciado con la pregunta, y crece si la curiosidad se mantiene viva, si la manifestamos de forma intensa.

Ahora doy inicio a unos escritos donde buscaré compartir mis percepciones, cuyo único fin es demostrar que la pregunta será el criterio para iniciar un discurso, y que con preguntas podrán rebatir mis opiniones y ayudar a encontrar la inseparable amiga de la pregunta, la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *