Decisiones

por | 18 julio, 2013

Juzgar es algo que no cualquiera debe hacer, y que muchos hacen aún sin tener la certeza de si lo que dicen es cierto. Esto sucede generalmente cuando quien es juzgado recién tomo una decisión. Basarse en historias que sucedieron en el pasado no es suficiente argumento para hacer acusaciones, normalmente citadas cuando no hay confianza y quizás ni siguiera respeto, terminando en frases reprochables y quizás se atenta a la justicia.

Suponer es algo que se puede hacer, no se debe creer en totalidad, no se puede afirmar y se debería evitar divulgar. Creer en algo que suponen es disponerse a ser alguien sin carácter, alguien a la cuál cualquier afirmación le cambia la forma de ver y hasta de vivir la vida.

He corroborado que muchas injusticias son debidas a la ingenuidad o a basarse en suposiciones a la hora de juzgar. También he tomado como hábito buscar la compañía de personas con la experiencia/conocimiento en el área donde estoy incursionando, así tener un referente, de ejemplo o de consulta para apoyarme en la toma de decisiones, y lograr así unas buenas elecciones a mediano y largo plazo.

Con seguridad en el corto plazo pueden surgir personas que han decidido tomar otro punto de vista, quizás no totalmente errado, y estas diferencias hacen que inicien las críticas, en casos llegando a las acusaciones, a juzgar.

Tener argumentos sólidos solo muestran una serie de buenas decisiones, desde que se conoce el escenario o contexto, pasando por la construcción de inquietudes y razonamientos hasta tomar la injerencia en las acciones. Tomar una decisión, o hacer tomar una decisión incorrecta tiene sus consecuencias y sus costos, sobre todo en el corto plazo, si llegas al mediano, la decisión no fue tan mala.

No hay porque pensar en “qué hubiese pasado” si la decisión fuese otra, eso solo generará culpa, en cambio hay que aprender de las decisiones que no fueron tan acertadas y tomar nuevas decisiones que busquen afectar para bien el entorno.

Mantente inquieto, cuestiona, construye tus argumentos, acepta críticas, y las decisiones por sí solas serán buenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *